jardinería

13 problemas comunes de tomate y cómo solucionarlos

Un tomate hermoso y delicioso es el premio de un jardinero.

Sin embargo, esto no descarta el hecho de que a veces las cosas van mal con nuestros tomates y tenemos que abrocharnos, diagnosticar y solucionar el problema.

Una de las mejores maneras de evitar problemas es asegurarse de comenzar con plantas sanas que sean más fuertes y más capaces de defenderse de las plagas y enfermedades.

Asegúrese de proporcionar suficiente tierra orgánica y agua para sus tomates y ubíquelos donde puedan obtener pleno sol.

Además, para que sus plantas de tomate prosperen y produzcan una fruta increíble, asegúrese de proporcionar una fuente constante de nutrientes cuando siembre y durante la temporada de crecimiento.

Evite los errores de cultivo de tomate más comunes, elimine los retoños y asegúrese de proporcionar el apoyo adecuado y minimizará el riesgo de problemas y enfermedades.

Incluso las plantas más saludables a veces tienen problemas

No importa cuán bien estén cuidadas sus plantas, todavía pueden estar plagadas de problemas. El primer paso, por supuesto, siempre es determinar qué está causando los problemas. ¿Es una enfermedad, un insecto, una condición ambiental u otra cosa?

Si ha cultivado tomates durante un período de tiempo prolongado, es probable que haya tenido problemas en un momento u otro. Estos son algunos de los problemas más comunes y algunas formas en que puede resolverlos.

13 problemas comunes de tomate

1) Fruta con áreas negras hundidas en el extremo de la flor

La pudrición del extremo de la flor se presenta como feos puntos negros hundidos en el extremo de los tomates. Aunque parece una enfermedad, en realidad es causada por la falta de calcio.

Además, la pudrición del extremo de la flor también se ve exacerbada por condiciones excesivamente secas, riego irregular, exceso de nitrógeno o daño a la raíz.

La buena noticia es que generalmente solo unos pocos tomates se ven afectados al comienzo de la temporada de cosecha.

Para arreglarlo, proporcione a sus tomates suficientes cáscaras de huevo trituradas con calcio, que son una excelente opción tanto en el hoyo de plantación como también alrededor de la base de la planta. Riegue los tomates profundamente una o dos veces a la semana en lugar de hacerlo con más frecuencia. Esto promueve el crecimiento saludable de las raíces.

2) Pocas flores o flores cayendo

Si su planta solo desarrolla unas pocas flores o las flores comienzan a caerse antes de dar fruto, podría deberse a cualquiera de los siguientes:

  • Estrés por sequía
  • Demasiado nitrógeno
  • Muy poco sol
  • Temperaturas nocturnas superiores a 70 grados F o inferiores a 50 grados F
  • Temperaturas del día por encima de 85 grados F

Debido a que la causa más común de pocas flores o caída es el clima: las plantas generalmente se animan una vez que el problema del clima ha pasado. Ayude a mantener sus plantas fuertes alimentando y plantando regularmente para dibujar polinizadores: las buenas opciones son algodoncillo y cosmos.

3) Grietas de frutas

Los tomates pueden sufrir grietas circulares, lo que presenta una oportunidad para que los insectos y las aves coman la fruta.

Las grietas son generalmente el resultado del clima cálido y lluvioso. Si el clima ha sido particularmente árido con poca lluvia y los tomates tienen sed, absorben el agua de la lluvia rápidamente, lo que hace que la fruta se hinche y se agriete.

Asegúrese de proporcionar mucha humedad a sus tomates durante la temporada de crecimiento. Esto evitará que tengan demasiada sed cuando haya una fuerte lluvia.

4) Sunscald

Las plantas y frutas de tomate pueden verse y parecer perfectamente saludables, pero desarrollan síntomas de quemaduras solares a medida que maduran.

Aparecen manchas amarillas en la fruta que se vuelve blanca y extremadamente delgada. Esto crea una apariencia pobre y también afecta el sabor. Fiel al nombre, los tomates han sido escaldados por el sol.

Para proteger las plantas contra el sol, use una jaula de alambre resistente alrededor de la planta que permita un soporte estable de las ramas y sombra natural para el desarrollo de los tomates.

El caldo de sol aparece con mayor frecuencia en plantas que han sido muy podadas, dejando muy poco follaje y muy pocas ramas para dar sombra.

5) Fruta deformada

Si sus tomates parecen deformados y el extremo de la flor está ondulado y lleno de bultos, podría ser que la polinización ocurriera cuando las temperaturas eran frías, alrededor de 50-55 grados F.

Para evitar esta deformación, siembre los tomates un poco más tarde, una vez que el clima sea realmente cálido. También puede usar plástico negro en el suelo para ayudar a las plantas a mantenerse calientes por la noche.

6) Mala fruta

Las plantas de tomate que reciben demasiado nitrógeno se convertirán en grandes adultos verdes ocupados, pero también pueden tener pocas flores y frutos pequeños e insípidos.

No dejar suficiente espacio entre las plantas no permite una polinización adecuada, lo que también puede causar una mala producción de fruta.

Asegúrese de dejar al menos dos pies o más entre las plantas para la circulación de aire y la polinización. Para ayudar con la polinización, agite las ramas con flores.

7) Balanceo de hojas / enrollamiento de hojas

Las hojas rizadas en el fondo de una planta de tomate son causadas por las altas temperaturas o el suelo húmedo que causa estrés. Puede parecer feo, pero afortunadamente, esta condición no afectará el desarrollo del tomate.

Para ayudar a que sus plantas se recuperen, no pode en exceso y asegúrese de plantar en un suelo con buen drenaje o en contenedores con mucho drenaje.

8) Manchas marrones en las hojas

Las manchas se desarrollan primero en las hojas más viejas y comienzan a formar anillos como un objetivo, después de esto se vuelven amarillas alrededor de la mancha marrón y toda la hoja se vuelve marrón y se cae.

Si esto le sucede a sus tomates, es probable que se trate de una afección llamada Early Blight. Puede ser tan malo que, eventualmente, su planta puede tener pocas o ninguna hoja.

El tizón temprano es causado por un hongo que pasa el invierno en el suelo. Esto significa que si sus tomates tuvieron un problema con la afección el año anterior y los planta en el mismo lugar el año siguiente, son altamente susceptibles a la afección nuevamente.

La mejor manera de prevenir esto es rotar los cultivos para que las nuevas plantas no contraigan la enfermedad. Las berenjenas y los pimientos también pueden experimentar el tizón temprano.

Al plantar tomates, asegúrese de estacar y podar las plantas para estimular la circulación. Desinfecte sus tijeras de podar con una parte de lejía y 4 partes de agua, después de cada corte. Mantenga el material orgánico muerto o en descomposición lejos de las plantas y use una capa de compost orgánico debajo de las plantas.

Para mantener el follaje seco, use un sistema de riego por goteo. El bicarbonato de sodio tiene propiedades fungicidas que pueden ayudar a detener el tizón o reducir la propagación.

Para hacer un aerosol, agregue 1 cucharadita de bicarbonato de sodio a 1 litro de agua junto con 2 ½ cucharadas de aceite vegetal para ayudar a que la solución se adhiera a las plantas. Vierta la mezcla en una botella con atomizador y agite antes de aplicar a toda la planta. No aplicar en el calor del día.

Además, tener un buen control de insectos en su jardín puede ayudar a prevenir la propagación de esporas. Los fungicidas de cobre también pueden ser efectivos; asegúrese de seguir las instrucciones de aplicación.

9) Plantas marchitas

Las plantas impactadas por Fusarium Wilt pueden verse bien un día y de repente comienzan a marchitarse al día siguiente. Esta condición es causada por un hongo que ataca el sistema vascular de la planta (como las venas humanas).

El hongo destruye los tubos de xilema que son responsables del transporte de agua y nutrientes desde las raíces hasta las hojas. Un lado solo puede verse afectado al principio, pero pronto toda la planta comienza a marchitarse. El agua exacerba la condición y la planta pronto muere.

La mejor manera de manejar la afección es adoptar un enfoque preventivo.

La rotación de cultivos es esencial al igual que la compra de variedades de tomates resistentes al marchitamiento. Este hongo, como Early Blight, también vive en el suelo durante el invierno, así que asegúrate de no plantar tomates en el mismo lugar cada año.

10) Moho polvoriento

Las hojas que se ven afectadas por el mildiu polvoriento parecen haber sido cepilladas con un polvo blanco fino. Además, también puede encontrar manchas blancas en el tallo.

Si los hongos progresan, eventualmente las hojas se vuelven amarillas y marrones.

El moho polvoriento resulta cuando la humedad es alta y hay poca circulación de aire, lo que hace que esta condición sea común en los invernaderos. Hay varias formas naturales de combatir esta afección, que incluyen:

  • Leche – Algunos jardineros tienen éxito al usar 60% de leche y 40% de agua como un spray para plantas. Se cree que cuando la leche se expone al sol, crea radicales libres que matan al hongo. Rocíe las hojas dos veces por semana para obtener mejores resultados.
  • Ajo – El ajo tiene un alto contenido de azufre, que es un antifúngico eficaz. Puedes comprar aceite de ajo o hacer el tuyo en casa. De cualquier manera, cubra las hojas con la solución cada dos semanas hasta que la condición mejore.
  • Vinagre de sidra de manzana – El alto nivel de ácido en el vinagre puede matar el moho. Asegúrese de agregar solo 4 cucharadas de vinagre a un galón de agua. Rocíe sobre las hojas cada tres días.
  • Bicarbonato de sodio – El bicarbonato de sodio tiene un pH de 9 que es bastante alto. Cuando usas bicarbonato de sodio en las plantas, aumenta el nivel de pH de la planta creando un ambiente alcalino que mata al hongo. Mezcle 1 cucharada de bicarbonato de sodio y ½ cucharadita de jabón líquido para manos con un galón de agua. Rocíe las hojas afectadas y deseche cualquier solución sobrante. No aplique durante las horas del día y pruebe primero un par de hojas para verificar que la solución no cause quemaduras solares en su planta.

Los fungicidas de cobre también pueden ayudar con la afección. Solo asegúrese de seguir las instrucciones de la aplicación.

11) Círculo de diana en el extremo de la flor

Un círculo blando y de ojo de buey en el tomate puede ser un signo de un hongo desagradable conocido como antracnosis.

El punto es suave al tacto y revela un punto negro debajo de la piel al cortarlo. El hongo se adhiere en climas cálidos y húmedos y se propaga cuando los espacios de agua en el suelo empujan al hongo hacia arriba.

La mejor manera de evitar esta condición es cambiar a un sistema de riego por goteo que riegue las raíces, no el follaje de la planta.

Asegúrese de cosechar los tomates cuando estén maduros. Dejar que los tomates cuelguen de la vid por mucho tiempo es solo una invitación para el hongo.

12) Hinchazón

Los tomates pueden verse bien y madurar a tiempo, pero encuentras algo extraño cuando cortas la fruta. Hay grandes espacios abiertos con muy poca fruta.

Además, puede notar que la fruta era más ligera de lo habitual al cosecharla y también tenía una forma angular o cuadrada. Esta condición es causada por la falta de nutrientes, suelo pobre o polinización inadecuada.

Asegúrese de alimentar sus plantas durante la temporada de crecimiento. Tenga en cuenta que los tomates son un alimento pesado y es necesario un aderezo frecuente de compost casero o té de compost para una fruta saludable.

13) Agujeros en la fruta

Tus tomates pueden tener pequeños agujeros que se colapsan cuando los recoges. Esto podría ser de lombrices de tomate. Las larvas de la polilla hacen un agujero en las frutas y comienzan a comer de adentro hacia afuera. Una vez que las larvas han hecho un agujero, lo único que puede hacer es destruir la fruta que está infectada.

Si tiene problemas constantes con los gusanos de la fruta, intente comenzar a plantar debajo de las hileras, manteniéndolos cubiertos hasta que florezcan.

Recuerde, la mejor medicina es siempre la prevención, incluso para sus plantas de tomate.

Siempre dedique suficiente tiempo a elegir plantas saludables, a preparar el área de plantación y al cuidado de sus tomates durante la temporada de crecimiento. ¡Este tiempo y esfuerzo no garantizarán cero problemas, pero contribuirán en gran medida a garantizar la salud de sus plantas y frutas!

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar